El instalive que me hizo hablar de té (en vez de escribir)

Cuando les conté por qué escribo sobre el té, les explicaba que se me hace mucho más fácil expresarme de forma escrita. No solo por mi profesión de redactora, sino porque mi introversión me lleva a esa zona cómoda de creer que no soy capaz de hablar en público.