Cómo preparar té verde en casa

Hoy en día se habla mucho sobre los beneficios del té verde. Sin embargo, no hay manera de disfrutar de sus positivos efectos si no sabemos cómo aprovechar cada hebra al máximo. Por eso, quiero compartir contigo lo que he aprendido acerca de cómo preparar té verde en casa, para que juntos logremos una taza perfecta, saludable y deliciosa.

Orígenes del té verde

Antes de aprender cómo preparar té verde en casa, es importante conocer el origen de lo que estamos bebiendo. Y hablar de té es hablar de China, ya que si bien existen varias leyendas asociadas a los distintos países productores, los registros confirman que fue en esa nación asiática en donde se cultivó por primera vez.

Una de las leyendas más extendidas cuenta cómo el emperador Shen Nung (2737-2697 A.C), uno de los tres emperadores amarillos de China, descubrió el té cuando unas hojas del árbol de té (Camellia sinensis) cayeron de manera accidental en agua hirviendo destinada para su consumo (Shen Nung fue el precursor del uso de agua hervida como método para la prevención de enfermedades). El aroma, sabor y efecto estimulante de la infusión resultante lo animaron no solo a beber té a diario, sino a promover su consumo.

Los chinos consideraban el té verde parte esencial de su vida cotidiana. El té era para ellos alimento, ofrenda y medicina. Lo utilizaban para prevenir o tratar la migraña, el cansancio, la falta de concentración y diversas enfermedades.

En las diferentes dinastías se escribieron canciones y poemas sobre el té, así como diversos tratados que explicaron cómo prepararlo y beberlo correctamente hasta que se estableció la dinastía Ming (1368-1644). A partir de allí, el té verde (que era el único tipo de té conocido hasta entonces) dio paso a nuevos procesos que dieron como resultado el té negro. Fue así como este producto pudo recorrer largas distancias y comenzar a abrirse paso en el mundo.

Si quieres preparar una taza de té verde en casa solo debes seguir estos pasos:

  • Extrae 2 gramos del té verde de tu preferencia. Si estás comenzando en el mundo del té y no conoces ninguno, te recomiendo Sweet mango, de Caracas Tea Company. Combina el sabor del té verde con las notas frutales del mango y la piña, además del toque de las flores de malva.
    Coloca las hebras ya pesadas en tu infusor (si no tienes cómo pesarlas, usa una cucharita de postre, que te dará una medida bastante cercana a los 2 gramos).
  • Calienta 200 ml de agua mineral a 80 grados.
  • Cuando esté a la temperatura, agrega el agua en tu taza, donde debería estar el infusor con el té. Para el té verde, el tiempo de infusión es de 30 segundos a 2 minutos. A mí me gusta dejarlo dos minutos, pero puedes ir jugando con los tiempos cada vez que lo prepares hasta que encuentres tu tiempo de infusión ideal.
  • En el té todos los detalles cuentan: usa un reloj o un temporizador para medir el tiempo correctamente. De lo contrario, el resultado va a ser una bebida amarga.
  • Al finalizar el tiempo, saca el infusor de la taza y disfruta tu bebida. El té verde puede acompañarse con bocados salados o dulces (estos últimos son mis favoritos). Unas galletas tipo crakers o pastas dulces vienen muy bien.
  • Si no tienes té en hebras sino en bolsitas, puedes usarlas también. En este caso lo único que tienes que hacer es meter la bolsita de té en la taza y agregar el agua cuando esté lista. Retira la bolsita al pasar el tiempo de infusión y listo.

Si quieres preparar mayor cantidad de té, la proporción es de 1 gramo por cada 100 mililitros de agua. Esto quiere decir que si tienes una tetera con capacidad de un litro (1000 ml) necesitas 10 gramos de té.

Cómo preparar té verde frío

Si hace calor, o si las bebidas calientes no son lo tuyo, también puedes disfrutar de los beneficios de la Camellia sinensis. En este caso, vas a preparar doble ración de té. Es decir, si tu tetera es de 1 litro, en vez de agregar 10 gramos de té, vas a agregar 20 gramos. Cuando el té esté listo, déjalo reposar a temperatura ambiente para que luego puedas pasarlo a una jarra con cubos de hielo o enfriarlo en la nevera.

Texto de mi autoría publicado originalmente en Dulcear.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s