Mi encuentro con el té

En 2015, trabajé de forma temporal gestionando las redes sociales de una web de gastronomía. Por ello, estaba muy actualizada con lo que estaba sucediendo en esa área. Un día, mientras caminaba con mi pareja por una zona de Caracas conocida por sus restaurantes, recordé haber leído sobre la existencia de una casa de té. No teníamos nada qué hacer, y se me ocurrió que podríamos ir a “descifrar” el misterio. Yo estaba segura que una casa de té era un lugar elitesco y completamente fuera de nuestro alcance, pero me propuse quitarme la duda e intentar ver cómo era.

Para nuestra sorpresa, aquél lugar era más parecido a nosotros de lo que pensábamos: pequeño, silencioso, discreto. Nos hicieron algunas preguntas y a partir de allí, nos sugirieron un blend para tomar nuestro primer servicio de té. No solo quedamos encantados con la experiencia, sino que además nos propusimos probar un té diferente en cada visita.

Casi dos años después de esa primera vez y de convertir a esa casa de té en nuestro pequeño refugio, el exceso de trabajo me obligó a hacer una pausa. Y no se me ocurrió mejor idea que tomar un curso de dos días para formarme como Tea Shop Manager en el mismo lugar que probé mi primera taza. A partir de ese día, algo cambió. Supe que el té había pasado a tener una mayor relevancia en mi vida, y aunque no estaba segura de qué se trataba, simplemente me dejé llevar (algo bastante difícil en mi). Hice otros cursos, conocí gente maravillosa, me divertí, me relajé, tomé decisiones cruciales, renuncié a mi empleo, cree varios proyectos que no surgieron… pero el té seguía allí.

Compré mi primera tetera, mis primeros cuencos, mis primeras bolsas de té en hebras. Hice una degustación para la oficina en la que trabajé, involucré a otras personas en el mundo del té…Y no he parado. El té está presente en mi vida de una forma discreta  y humilde, sin parafernalias, pero con un deseo por convertirse en algo más tangible.

Y mientras descubro de qué se trata, hago lo que mejor sé hacer: escribo. Tengo una columna en la web Dulcear , me organizo para iniciar otra columna en la web de gastronomía en la que trabajé y ahora me propongo tener mi blog sobre el tema. Mi experiencia trabajando durante una década como periodista, mi amor recién descubierto por el té y la facilidad que nos brinda la tecnología para crear contenidos de calidad me han puesto en un lugar inesperado, pero que exploro con mucho gusto.

Espero que este espacio sirva, como el té, para darnos un respiro.

¡Bienvenidos!

 

 

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s